El confinamiento visto por mi

Qué os voy a decir? Igual es controvertido lo que voy a decir… pero ahí va:

escribiendo el blog

«Me gusta el confinamiento y aún me gusta más el toque de queda a las 10».

— Ragnar

Ser perro en tiempo de confinamiento es muy fácil y muy agradecido, los humanos están siempre en casa, es verdad que están trabajando, pero me puedo ir a dormir a sus pies. Siempre tienen un momento para mí y nunca me dejan solo y siempre encuentran un momento entre llamada y llamada, email y email, para rascarme un poco.

En casa son bastante estrictos conmigo, no comer entre horas, no morder nada, no mearse en casa… igual están un poco más encima de mí y me siento perseguido por una fregona y un ambientador, es mucho más difícil escaparme a destruir cosas, pero compensa porque estar solo en casa es agotador. Pensar maldades me agota.

Y que decir de los planes fuera de casa! madre mía, todos los planes son dogfriendly y al aire libre! Que lejos quedan esos días de pasar frío o calor en la terraza de un bar (nota mental perruna: empezar una campaña de concienciación de que los perros dentro los bares no hacemos mal a nadie), quedarme en casa solo mientras van a comprar cosas raras o peor! meterme en el coche horas (donde me mareo lo que no está escrito) para llevarme a un monte que es exactamente igual al que tenemos al lado de casa!!

No podemos salir del municipio, vamos andando a todos lados, los palos del bosque de al lado me saben a gloria bendita y todo el mundo juega conmigo! Aquí un ejemplo de felicidad perruna vikinga:

Ahora sí, la pregunta del millón es la siguiente:

Qué pasará cuando todo esto acabe (que algún día acabará)?

Qué será de nosotros cuando el confinamiento/coronavirus termine?

Y es que este es mi caso, no conozco otra vida que no sea esta.. nací después de la primera ola, me adoptaron al terminar el verano, primero era demasiado pequeño para salir y ahora no me imagino un mundo sin mis humanos en casa… habrá nueva vida? y si la hay… será mejor o peor?

Pero más allá de mi, que mis humanos me adoran y me seguirán adorando porque soy encantador, qué será de todos esos perros adoptados durante el confinamiento para poder salir? qué será de todos esos perros que como yo no han conocido otra vida? Se olvidaran los humanos de nosotros? nos incluirán sus futuros planes? Nosotros hemos entretenido horas y horas de aburrido confinamiento, hemos aprendido trucos, hemos saltado, dado la patita, ido a por palos y pelotas, hemos ido a correr e incluso en mi caso he subido a Montserrat (que hartón de escaleras!) cuando ellos no tenían ni bares, ni tiendas, ni cines, ni gimnasios ni nada de nada!

Humanos del mundo, os dejo una última petición:

CUANDO ESTO ACABE… QUE ACABARÁ… NO OS OLVIDÉIS DE NOSOTROS

LLEVADNOS, QUEREDNOS, Y POR FAVOR, NO OLVIDÉIS QUE NOSOTROS ESTUVIMOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *